Inicio Frutales Cultivo de arándanos: niveles referencias para análisis de suelo y foliar

Cultivo de arándanos: niveles referencias para análisis de suelo y foliar

por Infoagro
0 Comentario

Niveles de referencia para análisis de suelo y foliar en cultivo de arándanos

El análisis de suelo es una de las herramientas fundamentales para el establecimiento de un cultivo de arándanos. En general, se recomienda realizar un análisis de suelo completo previo a la plantación para conocer el potencial suministro de nutrientes del suelo; y corregir aquellos elementos que se encuentren en concentraciones deficientes. Es aconsejable repetir el análisis de suelo cada 2 o 3 años para determinar si una nueva corrección nutricional es necesaria; y así poder calcular las dosis de aplicación para llevar los niveles de esos nutrientes a concentraciones adecuadas y/o mantenerlas; de acuerdo a los resultados entregados por el laboratorio de suelos.

Es importante contar con niveles de referencia adecuados para conocer si el suelo es capaz de suministrar los nutrientes necesarios que requieren los arándanos para obtener rendimientos comerciales óptimos; y así asegurar la viabilidad económica de un proyecto frutícola.


En la Tabla 1 se entregan niveles de referencia para el análisis de suelo; los cuales servirán de guía para comparar los resultados de laboratorio y determinar las necesidades de aplicación de nutrientes para el cultivo del arándanos. En caso de que los resultados del análisis de suelo indiquen un inadecuado suministro de nutrientes; se deberán realizar las correcciones de los elementos que estén por debajo de los niveles recomendados y no aplicar aquellos que se encuentren en niveles óptimos o en exceso para evitar intoxicaciones.

Niveles de referencia para el análisis de suelo en un huerto de arándanos
Tabla 1. Niveles de referencia para el análisis de suelo en un huerto de arándanos, según textura del suelo

El arándano es un frutal sensible a la deficiencia o exceso de nutrientes, lo cual puede ser monitoreado a través del análisis
foliar
. Para esto se debe enviar una muestra compuesta de hojas recientemente maduras ubicadas en el tercio medio de un brote del año a un laboratorio de análisis de tejidos vegetales acreditado. La época de muestreo va desde enero hasta mediados de febrero, dependiendo de la zona.


Lo ideal es que la muestra esté compuesta por hojas de a lo menos 50 plantas diferentes, lo cual garantiza que esta sea representativa del cuartel o sector que se desea monitorear. La Tabla 2 indica niveles de referencia para el análisis foliar que sirven como punto de comparación para determinar la eficiencia del programa de fertilización aplicado; y orientar respecto a posibles correcciones a realizar durante la actual y futuras temporadas.

Niveles de referencia para el análisis foliar en arándanos.
Tabla 2. Niveles de referencia para el análisis foliar en arándanos.

Si los resultados del análisis foliar indican alguna deficiencia puntual de nutrientes, ésta se deberá corregir mediante la aplicación de fertilizantes foliares o al suelo, dependiendo de la magnitud de la deficiencia.


Fuente: Patricio Mejías Barrera / INIA Remehue y Juan Hirzel Campos/ INIA Quilamapu. 2019. Niveles de referencia para análisis de suelo y foliar en huertos de arándano

Comentarios

Artículos relacionados

Deja un comentario